Naciones Unidas realiza conversatorio para conmemorar el Día Internacional de la Mujer

IMG_3812

 

Las Naciones Unidas en El Salvador conmemoraron el Día Internacional de la Mujer con el conversatorio “Desafíos para el empoderamiento de las mujeres indígenas en El Salvador” donde reflexionaron sobre la importancia de avanzar en este tema para lograr el Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 5, que plantea la igualdad entre los géneros.

 

Este año, la conmemoración enfatiza en el empoderamiento económico de las mujeres. En ese contexto, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas ha identificado una hoja de ruta para el logro de los ODS subrayando la importancia del trabajo decente, pleno y productivo para las mujeres, y la igualdad en la remuneración.

 

El informe “Mujeres en el Trabajo: tendencias 2016” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestra que en los últimos 22 años ha aumentado la cantidad de mujeres con trabajo remunerado en un 12% y ha disminuido en un 17% las que realizan trabajos en negocios dirigidos por un familiar y que generalmente están ligados al sector informal.

 

El proceso de evaluación de la Plataforma de Acción de Beijing (Beijing+20), por su parte, reflejó que en ese mismo período América Latina y el Caribe se han registrado importantes progresos institucionales, legales y sociales que colocan a las mujeres del siglo XXI en una mejor situación. Por ejemplo, casi han desaparecido las leyes abiertamente discriminatorias y han sido creados ministerios y normativas para el adelanto de la mujer. De 1990 a 2010, 6 mujeres habían ejercido la presidencia y catorce de veinte países latinoamericanos considerados en la evaluación habían aprobado leyes de cuotas de género para la inscripción de candidatas a los parlamentos.

 

Sin embargo, persisten los retos. Según el mismo informe global de la OIT los avances en la educación de las mujeres aún no producen mejoras considerables en su situación laboral. En los países en desarrollo, agrega, dedican diariamente 3 horas y 10 minutos más que los hombres al trabajo sin paga, y en el remunerado ganan en promedio un 23% menos. Con esa tendencia, se calcula que serán necesarios otros 70 años para eliminar la brecha.

 

En El Salvador, la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples del 2015 revela que por cada 100 mujeres en edad de ser empleadas, sólo 46 estaba ofertando su trabajo al mercado laboral y el 73% trabajaba en las áreas de hoteles, comercio, restaurantes, industria manufacturera y hogares con servicios domésticos.

 

El ODS 5, firmado en el 2015 por todos los Estados miembros de las Naciones Unidas, plantea como meta el logro de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas, a través del acceso pleno a la educación, la atención médica, el trabajo decente y la participación en los procesos de toma de decisiones políticas y económicas.

 

Al respecto, el Coordinador Residente de las Naciones Unidas, Christian Salazar Volkmann, aseguró que la Organización seguirá apoyando los esfuerzos nacionales por contar con una política de cuido que permita conciliar trabajo y familia, e impulsar la corresponsabilidad de hombres y mujeres, asimismo planteó la necesidad de profundizar los esfuerzos para reducir la brecha salarial. “Impulsar el desarrollo sostenible sólo es posible con una participación amplia, plena e igualitaria de todas las mujeres”, afirmó. También es importante contar con mayor información sobre la situación de las mujeres, particularmente de las mujeres indígenas.

 

Entre la población femenina de América Latina y el Caribe, las mujeres indígenas enfrentan mayor discriminación y marginalización. Los datos que se tienen respecto a su situación datan ya  de hace 10 años. Por ejemplo, el VI Censo Nacional de Población y V de Vivienda de 2007 identificó que el 29.7% de las mujeres indígenas salvadoreñas nunca asistió a un centro educativo y sólo 5% de cursó algún grado universitario. Estos datos muestran la imperiosa necesidad de actualización de los sistemas nacionales de estadísticas para que puedan captar con mayor precisión y actualidad la vida de poblaciones vulnerables, entre ellos las mujeres indígenas, y así diseñar políticas específicas para mejorar su situación.

 

Al respecto, la Representante de ONU Mujeres y Coordinadora del Grupo Temático de Género de las Naciones Unidas en El Salvador, Ana Elena Badilla, planteó que “En muchos casos la población tiene temor de reconocerse como indígena hacia afuera. Queremos contribuir a que las mujeres participen y se abran espacios dónde puedan incidir”.

 

En el Día Internacional de la Mujer las Naciones Unidas reafirma el compromiso y el llamado del Secretario General, António Guterres, a “hacer todo lo posible para superar los prejuicios arraigados, apoyar la participación y el activismo y promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer”